{dp}

Travesía Tubul, Arauco

Travesía Tubul

Obra:  La estación del BajoArriba
Lugar: Caleta Tubul
(viento fuerte), Provincia de Arauco, Chile.

Talleres:
2º Año, Diseño Industrial
:
Antonia Biotti, Francisca Concha, Camila Donoso, Felipe Elgueta, Federico García, Nataly Guzmán, Cecilia Herrera, Gianni Laneri, Alessandra Jorquera, Daniel Marchant, Cristian Navarro, Mónica Piña, Paula Quintriqueo, Pablo Reveco, Josefina Valenzuela
4°Año, Diseño Gráfico:
Javier Muñoz, Alejandra Salinas, Marcelo Velásquez
Diseñadores Invitados:
Pedro Chavarri, Marco Cortés
Diseñadores Profesores:
Rocío Herrera, Herbert Spencer, Juan Carlos Jeldes

Presupuestos:

Como diseñadores habíamos especulado sobre qué haríamos en travesía, previamente a la decisión de ir a Tubul.
Herbert contaba con la idea de resolver un problema de comunicación que se había desvelado con el apagón de comunicaciones tras terremoto (27 de febrero 2010), pero se tocaba esto con una idea a priori respecto a las nuevas redes de comunicación. Al parecer el objetivo podía ser la solución de un antepuesto problema genérico, una idea general. El sentido de esto era crear comunidad comunicada y en concreto el requerimiento era la colocación de una antena con cierta tecnología que no se lograba definir pues era desconocida para cualquiera de los asistíamos a esta travesía. Aquello nos colocaba en la posición de principiantes. Entonces el desafío y el riesgo aparecían inexistentes, pues se jugaba en un estadio disciplinar que no nos pertenece directamente y que no logramos incorporar en un ejercicio transdisciplinar, la telemática.
En el periodo previo a la partida preparamos los margenes del emprendimiento, quienes vamos, cuando, donde y por cuanto, tiempo y dinero.
Despejamos el objetivo, confiando que hariamos “siempre lo mismo pero nunca igual” y lograriamos el objetivo de la realización de una obra in situ sin una imagen previa de la misma y partimos en el emprendimiento poético para “volver a no saber”.
Partimos a Tubul a las 15 horas de la tarde del martes 2 de noviembre, partimos desde Valparaíso los profesores Juan Carlos Jeldes y  Herbert Spencer. En el automovil de Herbert, con equipaje para 10 dias,  materiales de dibujo, dos bicicletas, celulares, GPS y tarjetas bancarias.
Los 18 alumnos, 2 invitados y la profesora ayudante Rocio Herrera  nos alcanzarían al día siguiente, pues ellos iniciaron el viaje a las 7 de la tarde del mismo martes en un bus de línea hasta la ciudad de Arauco.
El Alojamiento fue previamente resuelto con el arriendo por 10 días de dos cabañas con capacidad para todos. La comida fue resuelta durante toda nuestra estadía en una cocinería en el pueblo de Tubul (Viento Recio). Un set de herramientas ya estaban en Arauco, se enviaron previamente en un flete.
El miércoles 3 de noviembre 8 de la mañana se iniciaron los quehaceres en caleta Tubul.

Examen para el Taller de Diseño Gráfico, 4º Año

El diseño gráfico es esencialmente público y transversal. Fija imágenes y palabras, construye espacios intermedios de comunicación. Vive en convención del lenguaje, de los códigos culturales y, desde ese espacio común, construye la colectividad. Si bien se funda en la dimensión pública del hombre, no es tan fácil identificar una pieza gráfica que sea enteramente pública.

Cuando ocurre una catástrofe, como la del terremoto de Febrero, caemos en la cuenta de lo vital que es la comunicación para mantener el temple de lo público. Por eso en una guerra las comunicaciones son objetivo militar. Sin comunicación la sociedad se desgrana en individuos, todos temerosos y potencialmente compitiendo por los bienes escenciales: desaparece la cordura de la polis. Esto fue lo que pasó en los pueblos del sur, luego del terremoto. Al colapsar varios servicios básicos, colapsó también la capa de comunicación, así como las redes y sistemas, las jerarquías y las líneas de mando; las instituciones quedaron descabezadas con excepción de grupos distribuídos y algunas radios locales que rápidamente se transformaron en los actores más relevantes para coordinar los esfuerzos, ubicar a las personas, enviar recados, o incluso comunicaciones oficiales y todo tipo de recomendaciones para la ciudadanía.
La lección:

  1. los sistemas dependientes de jerarquías no son resilentes ante las catástrofes
  2. la comunicación social se ha vuelto un servicio básico y una infraestructura estratégica para la sostenibilidad del bien común
  3. la capa de la comunicación no depende de la tecnología (técnica) sino de la configuración de ella, que lleva a re-plantear la identidad de las partes componentes

El taller se planteó esta pregunta y se definió el siguiente punto de partida:
Las comunicaciones deben forman parte de los servicios básicos de la nación, lo que podría tomar forma emplazando una sistema de antenas por el territorio. Antenas mesh o enmalladas (no como red jerárquica sino como distribución de radios) que son independientes energéticamente (no dependen de otra red) mediante paneles solares.
Con esto desarrollamos una configuración hipotética pero completamente factible con la tecnología de hoy. La invitación al taller fue pensar cómo debía ser esta realidad física, su imagen, sus servicios y sus soporte para la comunicación.

  1. La relación del elemento con el paisaje, como signo en la extensión. ¿Cómo aparece y se recorta contra el horizonte? Pesamos en primera instancia en la Ciudad Abierta. Es la conexión de la ruralidad con la ciudad, de ahí pensar la forma en relación con la extensión natural y con el signo escultórico como señal, hito o marca. Es una noción de comarca, en un sentido literal. ¿cual es su silueta? ¿su tamaño? ¿en qué horizonte se inscribe?
  2. Estos hitos son soporte de lectura esta realidad nos pone en la perspectiva de la serie, y del sistema de señalética, medidas, tipografías, códificaciones, etc (unidad y serialidad)
  3. El servicio digital: al conectarse a la red, independiente del dispositivo con el que acceda, soy derivado a una página (portal cautivo o captive portal) que me permite interactuar en 3 distintos niveles:
    1. Con la demás personas que esté próximas. Independiente de la conectividad a Internet, se construye el modo para cominucarme con otro, de un modo transparente y reversible
    2. Acceso a los datos relevantes del lugar. En el caso de la Ciudad Abierta, información que presente a las obras arquitectónicas y a entregue información relativa a la flora y fauna del parque silvestre.
    3. Acceso a los otros dispositivos que estén conectados al nodo, como sensores de cualquier tipo, cámaras, etc. El sentido es disponibilizar datos para estudios, servicios de utilidad pública, instituciones, etc.

Una obra de este tipo debe hacerse en ronda, entre gráficos, industriales, ingenieros electrónicos e informáticos. La travesía se lanza en este ímpetu, con esa idea de obra: desarrollar estos prototipos de antena e instalarlos en Tubul. Teníamos la mirada ciega de objetivo, claramente intensionado. Para bien, no resultó. Porque en una travesía la operación es inversa: primero hay que leer el lugar y luego se configura y se ordena la materia.
La obra de travesía, entonces, se remitió al cuidado de las 2 primeras dimensiones: la forma construída en relación a las macroformas de la extensión y el modo de leer, o “de posar la voz” en este cuerpo público.

La caleta de Tubul es un pueblo de constructores de rivera. Antes de conocer el pueblo nos llamó la atención la cantidad de botes visibles en la fotografía satelital. Cada hombre, un bote; tenerlo casi como condición de plenitud. Tras el terremoto se modificó la línea de playa entre 30 y 60 metros.


Muchos botes quedaron destruidos o embancados. La desición de trabajar con los botes destruídos fue producto de leer en ellos la plenitud de un oficio. La fineza del bote yuxtapuesta paradójicamente a la precaria arquitectura.


La obra, desde un punto de vista gráfico, corresponde a una re-edición ya que toma elementos propios para volverlos a articular: elementos trabajados y comclusos, con su propia carga de lectura. Se los re-articula para darles un nuevo sentido: el reencuentro del pueblo con el borde mar. La relación con la morfología del lugar es literal pero no evidente. Al modo de una alegoría que integra a los hombres y el lugar quisimos que apareciera el borde con la confianza que traen los artefactos del oficio.


La tipografía, en tanto, obedece a un cálculo escenográfico elemental, con un espesor de planos y un espacio de luz controlada. Lo abordamos con lo mínimo (alambre nº 14) y calculamos la producción tipográfica desde la cifra del trazo: 9 matrices que construyen 16 piezas diferentes; piezas que a su vez construyen los 28 caracteres tipográficos necesarios. El texto es un poema compuesto con los nombres de los barcos que nos fueron donados. Así se cumplió el sentido que nos propusimos: que todo fuese recogido y que nos obligáramos a observar y recojer lo que el lugar nos mandaba. El diálogo con los Tubulanos se dio desde la gratuidad del regalo. El regalo para todos –público– construye al “otro público” en este diálogo de presentes, lo conforma y lo sitúa.


Examen para el Taller de Diseño Industrial, 2º Año

El juego de la “conversión del abajo arriba”
Para nuestro taller la travesía abre el juego de las conversiones como acción creativa, la travesía es el juego de la conversión del abajo en arriba.Entiéndase que este es un juego en equipo y en conjunto,  un juego serio en un coro. Todos estamos participando de una misma obra en coro.
Este taller estudia el diseño a escala urbana, esto es el espacio intermedio que se genera desde el equipamiento para el espacio público, leyendo la ocasión de una comunidad como la partida del reconocimiento del sujeto lugar y personas, los “para quien es”.


Los alumnos identifican una comunidad que comparte un actividad en el espacio público urbano. de observar la actividad y el lugar, determinando un espacio y un acto que relacionan extrayendo y nombrando su cualidad la cual le atribuyen rasgos formales con los que inician la formalización de unidades discretas   dispuestas en el espacio para conformar un lugar. Estos lugares o plazas dan lugar a las comunidades de personas, identificadas, colocándolas en el realce de los actos que le son propios.

El cantar del ad ripam

La abstracción la logramos cuando recogemos hacia el mundo de nuestras ideas algo de la realidad que está llena de sujetos, personas, objetos , situaciones; aquellas infinitas particularidades que traemos por separado, para dejar sólo el elogio en relaciones diversas y divergentes. Cuando esto lo guardamos como extensión como un dibujo del croquis y la anotación. Así construimos o logramos el abstracto, Un acto que conformamos… ¿que le damos para devolverlo a la realidad presente? comenzamos a hacer,  idear elementos  formales en nuestra mente y que extendemos fuera de la misma en dibujos y maquetas hasta realizar un primer prototipo. Así creamos o  hemos hecho la acción de que algo cobre existencia.


Los diseñadores: ¿qué le otorgamos al acto abstraído para devolverlo a la realidad presente?, un valor. Siempre decimos que no diseñamos cosas, sino que lo que desatan las cosas en el ánimo de las personas, este es el valor de un todo con forma.
la creatividad aparece si tenemos un sujeto enfrente, el otro, aquel que en su ánimo da cabida al valor en un presente. Por esto hablamos que los objetos son un presente o regalo.

Del presente a la abstracción, Abstractio y conversio ad phantasma (de la suma teológica de santo Tomás)
Es la conversión de la abstracción a la acción de cobrar existencia , causando sorpresa, admiración u otro movimiento del ánimo en los hombres.
En el taller leemos  el proceso creativo de originar como mirar en la realidad extrayendo a la cabeza  lo visto (imagen) para transformarlo (idea) y volverlo a poner en la realidad con forma. Forma que va bien en provocar a las personas pues se les revela lo que de ellos le es suyo (valor).

De la abstracción al presente

En esta travesía realizamos una obra en la cual se posiciona en un borde del poblado, en un espacio amplio anterior a la playa frente al mar del golfo de Arauco. Nuestra obra es un conjunto de elementos que permiten una estadía reposada. Los elementos son unos objetos con formas de planos doble curvados de madera, todas piezas secciones de rescatadas de cascos de botes destruidos por el tsunami reciente en la zona.

Cinco botes nos permitieron seccionarlos para obtener nuestros planos entablados y doble curvado de madera de ciprés. Las secciones de cinco metros por dos de ancho en promedio, las unimos distanciándolas del suelo (Una pieza en el suelo esta dejada).Todo objeto construye siempre su relación con el sustento. Un avión o un bote son un buen ejemplo de ellos. La “obra viva” de un bote (el casco) es la forma de su relación con el mar, cuando los vemos en tierra entendemos que estan fuera de lugar y parecen dejados. Una vez seccionado, trabajamos para que aparezca la belleza de la madera, los raspamos y barnizamos, estas las colocamos viendo la curvatura convexa desde arriba y a una altura que nos permita parapetarnos del viento y nos podamos extender sobre las suaves curvas. El abajo de los botes dejados en tierra los convertimos en una cáscara convexa. Herbert hace la analogía de que ahora los botes se ven desde la cara que sólo ven los buzos entando bajo el mar, en este sentido el abajo es arriba.

La obra es un lugar de reunión con la mirada al pacífico, orientada de norte sur, emplazada en un punto de intercambio entre el pueblo y la playa, en este sentido la obra es una estación.

La lección es que la creatividad no tiene sentido sin el otro

Los botes destruidos por la catástrofe, la madera como materia y su belleza por la pertenencia al mar denotada en su condición ajada, las dobles curvaturas que demuestran la fineza del oficio de los hacedores de embarcaciones, la existencia de los oficiantes del mar quienes reconocen en las partes historias y a la gente de mar. Son todas dimensiones propias del lugar y que construyen la narrativa de la forma de la obra, siendo otro orden que hila un cuento nuevo.

Logramos el juego originar una obra colocándonos en la condición del otro para leer entre líneas de la realidad inmediata, es un acto lúdico, con la fruición propia de un acto creativo y que es siempre eficaz, siempre resulta, es ponerse en rol sobre un hacer con los límites de lo que se tiene, en este sentido sin nada que antepone demandas, sólo elogios.

En síntesis, la lección es que la obra estaba entera en Tubul y sólo debíamos abstraerla, convertirla, para devolverla en forma de presente.



Fatal error: Call to a member function setting() on null in /home/public/wp-content/plugins/feedwordpress/feedwordpress.php on line 637